Radares de ruido…una realidad a la vuelta de la esquina.

Como sabemos el ruido medio ambiental comienza a ser un problema que afecta a muchos ciudadanos, teniendo constancia de que la legislación europea establece en 55 decibelios los niveles máximos de ruido durante el día. Hay que señalar que en muchas calles con alta intensidad de tráfico estos niveles pueden llegar a alcanzar los 70 decibelios, con lo que algunos Ayuntamientos de pueblos y ciudades ya están planeando medidas para poder disuadir a aquellos que incumplen con el descanso y tranquilidad del resto de los habitantes. Veamos qué son los radares de ruido.

En materia de ruido ocasionado por el tráfico se ha optado en varias ciudades de todo el mundo, a utilizar o poner en marcha programas pilotos para medir el ruido que producen ciertos vehículos con radares de ruido.

radar ruido trafico

¿Qué son en realidad estos radares y como funcionan?

Los Radares de Ruidos son aparatos que miden los decibelios de ruido producidos por la circulación del vehículo, en el momento que el volumen de ruido alcance el umbral estipulado, una cámara se activará pudiendo capturar imágenes del presunto vehículo infractor.

El objetivo es la concienciación de las personas que aún sabiendo que sus vehículos o motocicletas producen un ruido excesivo siguen haciéndolo, ya sea por no pasar las correspondientes revisiones de los vehículos, desgaste de piezas, incluso en muchos casos modificando tubos de escape de forma intencionada. Se pretende dar a conocer realmente el daño medioambiental que provocan con la emisión de estos ruidos.

Con los datos obtenidos que se recopilen se hará un informe para ver el impacto acústico en el medio ambiente que puede generar la circulación de vehículos y motocicletas. Esto permitirá seguir utilizando estos radares disuasorios mientras se buscan otras soluciones o disposiciones (barreras anti-ruido, asfalto absorbente, etc…) que mejoren las condiciones de habitabilidad de la zona. 

De momento no se podrá multar porque no existe una legislación en la que este recogido este tipo de infracciones, pero puede que no tarden en hacerlo. Al igual que existen multas y sanciones por incumplimiento de insonorización adecuada en bares o locales destinados a ocio, quizás se pueda multar por no tener el vehículo lo suficientemente revisado o por llevar una conducción extrema que provoque mucho ruido.

Las principales zonas donde se instalarán estos radares, son aquellas que afecten a personal más vulnerable, hospitales, clínicas y zonas residenciales.

Hay que intentar siempre respetar el derecho al descanso, para evitar así posibles problemas en la salud, que puede provocar el exceso de ruido sobretodo a horas nocturnas y de descanso.

Etiquetas: control del ruido, ruido, ley de ruido, contaminacion acustica