Telefono: 655 27 12 24 - Email: info@europeanacustica.com

Efectos del Ruido en la Salud

El ruido se puede considerar como un sonido alto y desagradable, el cual puede ocasionar molestias y efectos nocivos en la salud de las personas.

El estar presente ante un sonido molesto o no deseado generalmente ocasionado por la actividad humana a parte de la molestia en ese momento puntual puede provocarnos a la larga problemas en nuestra salud.

Normalmente el ruido se nos hace más molestos cuando nos encontramos descansando, trabajando o realizando alguna actividad que requiera concentración o tranquilidad. De ahí, la sensación de irritabilidad que presentan muchas personas ante la presencia del ruido.

En este caso, el tiempo de exposición y la intensidad del foco del ruido nos afectará en mayor o menor grado.

 efecto-ruido-nuestra-salud

Cuáles son los efectos nocivos del ruido

Los personas pueden verse afectadas de forma fisiológica y psicológica ante el ruido, y especialmente la capacidad auditiva se va deteriorando hasta perder el sentido auditivo temporalmente o definitivamente (sordera).

Recordemos que el ruido transita a través del aire, alcanzando en pocos segundos al principal receptor (el oído).

En el pabellón u oreja donde circunde el sonido, este pasa por un conducto auditivo y luego llega al oído interno.

Allí justamente es donde el sonido se detecta y se envía el mensaje a nuestro cerebro, analizando y procesando dicha información para determinar si es agradable o molesto (ruido).

No obstante, la calificación positiva que muchos podemos dar a un sonido (por ejemplo, una música con alto volumen) igualmente puede causar efectos nocivos en todos nosotros.

Y es que la potencia y repetición prolongada de un sonido, puede afectar la salud física, auditiva o mental de cualquier persona.

La contaminación acústica, en este caso producida por el ruido, es una de las causas más comunes de problemas físicos y psicológicos en las personas.

Ya sea porque vivas rodeado de vecinos escandalosos, comercios, aeropuertos, zonas de alto tráfico, o labores en una industria con equipos y maquinarias, el ruido puede disminuir la calidad de vida y el rendimiento.

Efectos del ruido en el ser humano físicos y psicológicos

Este exceso de ruido puede producir algunos efectos nocivos en la población, entre los que destacan:

  • Problemas físico-patológicos: dolor de cabeza y oído, aceleración del pulso, agitación respiratoria, afectación al sistema nervioso central, aumento de la presión arterial, gastritis, colitis y hasta infartos.
  • Problemas psicológicos: estrés, falta de concentración, irritación, fatiga, depresión, agresividad, bajo rendimiento, falta de sueño y ansiedad.

 Recordemos un ruido por encima de los 45 dB, impide conciliar el sueño o dormir apropiadamente. Y, por encima de los 55 dB, los efectos nocivos aumentan significativamente.

Como dato de interés, el oído humano requiere unas 15 horas de reposo para compensar 2 horas de exposición de ruido a 80-100 dB.

 ¿Cómo medimos el ruido?

Para medir el ruido, se utiliza la unidad logarítmica decibelio (dB). Esta también nos proporciona información sobre cómo se comporta el oído humano.

Normalmente, el nivel adecuado de sonido que debemos utilizar en una conversación, por ejemplo, es de 50-55 dB.

Pero, aquellas personas con desniveles en su voz a la hora de hablar (debido a problemas auditivos) no logran identificar su tono de voz y es por ello que muchos “gritan” o hablan “muy bajo”.

Esta situación puede ser muy normal en personas que trabajan en fábricas, con vehículos o camiones ruidosos, aquellos que escuchan música con el volumen alto entre otras.

No hay que olvidar que el oído humano puede soportar un determinado nivel de presión sonora: unos 100-125 dB.

Pero, cuando esta medición va más allá, se pueden ocasionar dolores, estrés, ansiedad, fatiga auditiva, irritación, falta de concentración, trastornos del sueño e incluso problemas cardiovasculares.

Como detectar el origen de un ruido

Los principales causantes del ruido somos los seres humanos, a través de las diversas actividades que realizamos y los objetos que utilizamos.

Por ejemplo, los coches que conducimos, los equipos y maquinarias que utilizamos, al poner música a alto volumen, obras en la construcción o reforma un edificio, las diversas labores en el hogar y hasta el tono que usamos al hablar.

El conocer el origen de un ruido nos puede llevar a reducirlo en su foco u origen, con lo que habremos ganado unos puntos a la hora de conseguir el confort acústico.

En resumen, estos son algunos de los causantes del ruido.

  • Las personas (conversaciones, gritos, risas,...)
  • Tráfico automovilístico y aéreo.
  • Equipos y maquinarias
  • Obras de construcción.
  • Locales de ocio nocturno.
  • Actividades domésticas y laborales.
  • Otras.

¿Qué hacer con la contaminación sonora?

Ante esta situación muy preocupante, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha informado que España es uno de los países más ruidoso del mundo.

Por ello, los organismos competentes están en la búsqueda de soluciones efectivas, las cuales incluyen medidas preventivas para evitar que el ruido siga afectando la calidad de vida de la población.

Entre estas medidas, destacan el control ambiental, equipos más novedosos y menos ruidosos, educación a la población sobre los efectos nocivos del ruido, entre otras más.

  • Limitaciones horarias de ruido.
  • Asfaltos especiales en calzadas absorbentes de ruido provocado por las rodaduras de los vehículos.
  • Inspecciones para verificar el cumplimiento de la normativa de aislamiento acústico en locales comerciales, actividades físicas y ocio.
  • Mediciones ante las denuncias de los vecinos afectados.

Además, se está trabajando para determinar con exactitud las consecuencias que sufren las personas expuestas a diferentes niveles de sonido diariamente.

 

Etiquetas: medir decibelios, contaminacion acustica, efectos del ruido, ruido salud